Excelencia Académica
Siguenos en:

Directora

EL COLEGIO MUNDO MAGICO QUE QUEREMOS

Para disfrutar enseñando y hacer que los estudiantes disfruten aprendiendo, deseamos que los Profesores den rienda suelta a su capacidad creativa, que sabemos que es mucha, para proponerles actividades de aprendizaje atractivas, motivadoras y con sentido a nuestros estudiantes, para realizar tanto en el colegio como en casa, apoyados por la familia, huyendo de propuestas que lleven a los niños a memorizar mecánicamente los contenidos, pero sin saber su utilidad y finalidad última.

Que los padres sean partícipes del disfrute de sus hijos por aprender, que compartan su tiempo con ellos y acompañen en el descubrimiento y exploración tanto del mundo que les rodea, como del conocimiento científico. Queremos que lean cuentos con ellos, los lleven a museos, espacios naturales, teatros, conciertos de música…, guiarles en la búsqueda de información, enseñarles a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías y de los tiempos que dedican a ellos…

Queremos un colegio lleno de ACCIÓN, EXPERIMENTACIÓN y JUEGO. En el que los estudiantes sean los verdaderos protagonistas de su educación y aprendizaje, permitiéndoles relacionarse de manera directa con las materias que tengan que conceptualizar, a partir de los conocimientos previos que ellos tengan respecto a la misma. Porque el conocimiento no se produce por acumulación de contenidos escuchados y memorizados, sino por las relaciones que se establecen de forma vivencial entre lo que uno ya sabe y lo nuevo por aprender, eso permite aprendizajes significativos.

Recuerden “Lo que es de todos, lo construimos todos” es por ello que basados en la buena convivencia, fundemos un mejor desempeño académico. Apoyada en el respeto de los Derechos Humanos, de los principios democráticos, de la igualdad de oportunidades, de la tolerancia de lo diferente…

Queremos un colegio que INCLUYA A LA DIVERSIDAD de sus estudiantes y la valore porque contribuye a enriquecer a todo el grupo; en el que las diferencias de sexo, nacionalidad, raza, opción religiosa de la familia…, incluso las diferencias en cuanto a la capacidad cognitiva, la capacidad para la movilidad, o para comunicarse y relacionarse con otros, sean vividas como fuente de riqueza y reflejo de la sociedad plural en la que vivimos, y en la que queremos que nuestros estudiantes aprendan a convivir.

Queremos un colegio que inspire en nuestros estudiantes el amor por el pensamiento creativo y las distintas expresiones artísticas.

Queremos un colegio que fomente entre sus alumnos el amor, respeto y cuidado por el planeta en el que vivimos.

En definitiva, un colegio que contribuya al desarrollo integral de nuestros estudiantes como personas plenas de derecho: derecho a crecer y desarrollarse respetando el ritmo individual de cada uno, derecho a jugar y relacionarse con los otros, derecho a ser valorados por lo que cada uno es, derecho a elegir, a disentir y a ser guiados para hacer un uso adecuado de su libertad, ¡derecho a ser niños preparados para ser un aporte a nuestra sociedad y país!.

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”,

Benjamín Franklin.